Finsta

Finsta: Así es el mundo real y oscuro de los adolescentes con cuentas falsas en Instagram

Finsta, la red social dentro de Instagram donde los adolescentes mantienen información muy personal dentro de un selecto grupo de seguidores.


Se trata de una cuenta falsa dentro de Instagram en donde los adolescentes comparten todo tipo de fotos, comentarios y revelan su lado más oscuro lejos de la supervisión de padres, familiares o público en general.

Finsta es un término viejo para los adolescentes pero nuevo para los padres. Nadie sabe el momento en que se originó este fenómeno en Instagram pero expertos coinciden en que el momento en que los padres invadieron las redes sociales y empezaron a hacer seguimiento a los más pequeños de la casa surgió la necesidad en los jóvenes de crear perfiles falsos donde pudieran dar rienda suelta a su personalidad en el mundo virtual.

Memes, problemas emocionales, capturas de pantalla sobre conversaciones privadas, fotos que no divulgarían públicamente, todo tipo de contenido que pueda comprometer a los jóvenes con familiares e incluso que puedas cerrarles puertas en el mercado laboral son compartidas a través de estas cuentas fakes.

Finsta

A pesar de ser un espacio muy personal en donde los jóvenes mantienen contactos con un círculo pequeño de seguidores, las cuentas Finsta son utilizadas frecuentemente para hacer bullying y publicar contenido sexual explícito, entre otros. Esto es posible gracias al anonimato debido a que los nombres de las cuentas son difíciles de rastrear.

Esto no es de uso exclusivo para los jóvenes que desean mantener dicho anonimato. La famosa súper modelo Kate Moss admitió haber creado una cuenta falsa para realizar un stalkeo selectivo “No me importa nada esa gente que sube fotos de lo que comen… He tenido que hacerme una cuenta porque si no, no sabría de lo que la gente habla”, dijo.

Finsta

Por su parte, Esther Choi, una joven de 17 años en Suwanee, Georgia, dice que ella solo comparte la mejor parte de su vida en su cuenta real de Instagram pero que allí no se puede encontrar su verdadera realidad. “En mí FINSTA, que es lo bueno, lo malo y lo feo. Es una versión más polifacética de mí”, dice.

“Es como si usted fuera un candidato político, su rinsta sería donde se contabiliza la mejor versión de sí mismo”, explica. “Pero su finsta sería su cuenta secreta real donde usted permite que sus amigos más cercanos y familia lo puedan seguir… Eres la misma persona en ambos, solo una es más personal que la otra”. Aclara.

Sin embargo, este fenómeno constituye un peligro para los adolescentes por distintas causas:

  •  Al ser anónimo los adolescentes pueden experimentar la ira sin ningún tipo de culpa, la mayoría de los casos contra otros usuarios en Instagram.
  • La mayoría de los adolescentes sensatos y socialmente responsables finalmente sucumben a la tentación de utilizar su Finsta como una herramienta de inmoralidad.
  • Las cuentas Finsta nunca desaparecen. Una cuenta puede ser borrada pero Instagram posee opciones para recuperar los perfiles haciendo que el adolescente se vea tentado a utilizarla nuevamente
  • El ciberacoso es una de las herramientas más utilizadas por este tipo de cuentas fakes.

“Eres la misma persona en ambos, solo que una es más personal que la otra”.

La mayoría de las cuentas fakes pertenecen a niñas adolescentes aunque los hombre mantienen una presencia importante. Los jóvenes tienen una cuenta Finsta por presión social, es decir, para mantener una buena posición en la jerarquía social creada por ellos mismos.

“Creo que los jóvenes tienen la necesidad de documentar partes de su vida que no siempre quieren que sea de conocimiento público”, dijo Maris Bock, un joven de 19 años de edad, de Viroqua, Wisconsin. “¿Quieres ser capaz de mirar hacia atrás y ver esas cosas?”.

Finsta

Hannah Hooper, otra joven de 19 años defiende la creación de estas cuentas fakes e incluso propone que el Finstagram sea considerado como el Instagram real de las personas.

“Simplemente está todo al revés, ya que llamamos nuestro ‘Instagram falso’ como FINSTA, pero en realidad el FINSTA es una representación más real de lo que somos”, dice Hooper quien propone el hashtag #BringFinstaToRinsta en la red social.

Cómo detectar un Finsta.

La forma más fácil de saber si un joven tiene una cuenta fake es ir directamente al dispositivo e identificar el número de perfiles de Instagram que posee el adolescente. De ser muy difícil dicho acceso lo que sigue es realizar una búsqueda entre los ‘following’ de su cuenta real en la red social e identificar perfiles extraños, probablemente uno de ellos sea el Finsta del adolescente. El último paso será crear una cuenta fake para hacer seguimiento.

Ante los peligros que representa el anonimato de esta nueva tendencia en las redes lo mejor es hablar con el niño o adolescente y conocer el verdadero comportamiento de este en las redes sociales.


Lee más:

0 Comentarios

Contact

Vida Moderna

Miami - FI

pilar@vidamoderna.com