Maite Perroni reveló recientemente que ella fue una novia fugitiva, una decisión de la cual hasta los momentos no se arrepiente, ya que aprendió mucho de ella.

La cantante y actriz mexicana, Maite Perroni, abrió como muy pocas veces lo hace, una pequeña ventana que dio un vistazo a su vida privada, misma que ella ha tratado de mantener lo más alejada posible de la mirada pública.

Sin embargo, en una entrevista reciente la artista se confesó y habló del pasado, en donde se volvió una novia fugitiva y hasta ahora para ella ha sido una de las decisiones más acertadas que ha tomado en su vida.

Maite Perroni se fugó poco antes de casarse

La protagonista de ‘El Juego de las Llaves’, contó: “A mí el matrimonio me dio igual a partir de que a mis 23 años fui una novia fugitiva y no me quise casar. Con anillo, boda, novio y casa, y dije: ‘No me caso’, o sea que a mí ya eso se me quitó”.

Para esa época Maite no se sintió preparada y poco después se dio cuenta que, para ella no era tan importante el matrimonio, en cambio el amor y el respeto se volvieron su verdadero norte.

“No me casé y no me arrepiento ni un segundo. Era muy joven”, explicó la hermosa exintegrante de RBD.

La vida es algo más que firmar un documento

View this post on Instagram

Lunes !!! Vámonos con todo …

A post shared by Maite Perroni Beorlegui (@maitepb) on

Así mismo, la intérprete reveló: “Me di cuenta en ese momento que para estar con alguien realmente no tenía que seguir el protocolo de que me tengo que casar. Realmente me di cuenta que lo más importante era encontrar a esa persona con quien tuvieras lo esencial de la relación y el amor”.

Además, habló de la relación que mantuvo con el cantante Guido Laris: «Sí, es cierto que terminamos una relación de mucho tiempo. Una relación de muchas etapas, de muchos procesos (…) Es muy lindo cuando te puedes dar cuenta cuándo es el momento de dejar las cosas para que puedan seguir, cada quien en sus proyectos y su vida».

Ahora, Maite se encuentra en un noviazgo con el productor y músico chileno Koko Stambuk, el hombre que se adueñó de su sonrisa desde el 2013 y se ha transformado en todo lo que ella siempre soñó. Sin embargo, poco se sabe de su romance, ya que ellos viven todo de la forma más íntima y discreta posible.

Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas