Actor de El señor de los cielos pasó de galán de novelas a esconderse en hoteles con damas de compañía

El actor reveló detalles de los tiempos más difíciles en el plano personal y familiar, el vacío que sentía como ser humano y la forma en que se refugiaba en las sexoservidoras para afrontar su depresión.

Eduardo Santamarina joven.
Eduardo Santamarina cuando estaba joven.

Para nadie es un secreto los problemas de alcoholismo que afrontó hace varios años Eduardo Santamarina, incluso en momentos en que se proyectó como uno de los galanes más cotizados de las telenovelas.

El actor que interpreta a Balthazar Ojeda en El señor de los cielos encontró su salvación de un trágico destino gracias a un programa de rehabilitación y terapias de grupo.

Era tanto el vacío que tenía yo; no me gustaba mi familia, no me gustaba mi trabajo, no me gustaban mis amigos, no me gustaba nada… Vivir eso es muy doloroso, porque dices: ‘Tengo una familia’. Estaba tan bien todo, ¿y qué no te guste nada?, es muy doloroso. Yo me escondía en los hoteles para no ser perseguido por mi familia o la pareja que tuviera en turno.

Eduardo Santamarina en entrevista con Ventaneando

Su depresión lo empujó a refugiarse en hoteles, lejos de amigos y familiares, pero cubriendo su soledad con damas de compañía a quienes le pagaba para que lo escucharan y atendieran.

A mi familia no le gustaba verme así. Yo tenía la necesidad de hablar con alguien y con las únicas personas que hablaba, porque les pagaba, eran las sexoservidoras. Les hablaba y no era para tener relaciones sexuales, sino para hablar con ellas

Aquellas terapias privadas con mujeres le sirvieron durante un tiempo para hacer más llevadera la depresión, hasta que se cansó de estar hundido en el pozo del dolor.

Imagínate la depresión y el dolor que yo traía; la necesidad de hablar con alguien. Hasta que dije: ‘¿Qué quiero hacer de mi vida?’ Me interné en una clínica y es lo que a mí me ha funcionado.

Su romance con Itatí Cantoral llegó después

De aquellos tiempos solo queda el recuerdo amargo ya que fueron hace más de 20 años, antes de que el actor e Itatí Cantoral vivieran el romance que les hizo pasar por el altar.

No, cuando yo me casé con Itatí, yo acababa de salir de la clínica. Me casé gracias a Dios, sobrio. Mis hijos van a cumplir 20 años, nunca me han visto con una copa en la mano.

Y aunque asegura que sus hijos jamás conocieron al Eduardo Santamarina de aquellos tiempos oscuros, el actor afirma que sigue recibiendo y danto apoyo en las terapias de grupo por miedo a una recaída.

Gracias a las terapias, a mi grupo, a mi familia, a Mayrín, a mis hijos. Gracias a Dios, Eduardo es otro; volví a nacer. Hay un Eduardo antes y uno después. En mis grupos vivimos en ‘solo por hoy’, porque están las recaídas