Así se vivió el regreso de Alejandra Espinoza a Nuestra Belleza Latina

Alejandra Espinoza

Alejandra Espinoza regresó a la conducción de Nuestra Belleza Latina con un emotivo mensaje de agradecimiento tras complicaciones médicas.

La noche de este domingo 17 de octubre, la mexicana volvió al escenario del programa de Univision. 

Luciendo un espectacular vestido fucsia, Alejandra Espinoza asumió la conducción de la cuarta gala luego de ausentarse por problemas de salud. 

Antes de comenzar con el contenido habitual, expresó su agradecimiento por las muestras de cariño que recibió. 

“Yo, al igual que ustedes, tengo tantos momentos buenos, como momentos malos, como en las últimas semanas. Sé que muchos de ustedes sin conocerme personalmente me quieren y me quieren bien. Gracias por cada uno de sus mensajes, por cada una de las oraciones que hicieron por mí, se los agradezco”, comentó. 

“Agradezco de corazón a todo el equipo de Nuestra Belleza Latina, a todo el equipo de Univision, a todos mis colegas que me estuvieron mandando mensajes”, agregó. 

Asimismo, hizo especial mención a Giselle Blondet por asumir las riendas del programa durante su ausencia. 

Como era de esperarse el regreso de Alejandra Espinoza generó muchos mensajes positivos en redes sociales. 

“Me encanta verte completamente renovada”, “Que Dios te acompañe siempre”, “Mucha luz para ti”, son los mensajes que reposan en Instagram. 

¿Qué pasó con Alejandra Espinoza en los últimos días? 

Hace dos semanas, se dio a conocer que la mexicana sufrió una repentina parálisis facial y perdió la visibilidad de un ojo.

Aunque al principio guardó silencio al respecto, durante su podcast ‘Entre hermanas’, la presentadora detalló la pesadilla que vivió.

“La realidad fue que me topé con un mal médico. Yo voy a emergencia, me hacen todos los exámenes y el médico con el que yo me topo, el neurólogo del hospital donde a mí me internan, ese neurólogo fue un muy mal neurólogo porque me empezó a medicar como si a mí me hubiese dado un ataque de epilepsia”, contó. 

“El malestar que yo tenía era por el medicamento y por el mal neurólogo que tenía. Entonces fue una semana muy pesada”, añadió. 

Además del percance con la medicina, indicó que pasó varios sustos debido a diagnósticos sin fundamentos. 

Sin estar completamente seguro, el neurólogo le dijo que su padecimiento podría tratarse de esclerosis múltiple, algo que la preocupó al extremo.