Solemos invertir una fortuna en maquillaje, hasta el punto que llega a convertirse en un placer culposo, pero  nos ataca el remordimiento cuando se nos daña alguno y sentimos que no podemos hacer nada más allá de botarlo. Este post es precisamente para ayudarte a evitar eso. Te mostraremos algunas técnicas para sacarle el mejor provecho a tus cosméticos ¡hasta el final!

Prolongar la vida útil de tu maquillaje (rendirlo) sin necesidad de romper el envase no es difícil, solo depende de que prestes atención a los tips que te traeremos en seguida.

¡Manos a la obra!

Sombra de ojossombra

Es muy común que se rompan y más común aún que las botes. ¡No lo hagas! Para recuperarlas agrégale tres gotitas de alcohol y moldea el polvo con tu dedo buscando imitar la forma que tenía originalmente. Espera que seque el alcohol y tendrás tu sombra nuevamente lista para usar. Nota: Este remedio no te irritará, porque el alcohol se evaporará y no llegará a tener contacto con el cutis.

Polvo compacto

¿Te ha pasado que al tiempo de usar tu compacto notas que se endurece por encima? Es muy frecuente, y sucede gracias a que la piel segrega una serie de aceites que al tener contacto con el aplicador hace que se selle. Para darle fin a este problema ve corriendo a la cocina y busca la cinta adhesiva de embalar: pega un trozo sobre el área y al tirar cuidadosamente de la cinta lograrás remover el segmento que estaba endurecido.

Tip: Para evitar que la grasa se junte con el polvo, trata de usar pomitos aplicadores desechables, ya que son muy higiénicos y poco costosos.

Esmalte para uñasesmaltes

El problema del esmalte de uñas es que suele secarse en la tapa, convirtiendo en un deporte olímpico destaparlo. Cuando te suceda, pon a calentar un poco de agua e introduce el frasco de esmalte con la tapa hacia abajo. El calor logrará que el esmalte suavice un poco y finalmente puedas continuar embelleciendo tus uñas sin tantos esfuerzos. (Ten cuidado con el agua caliente. Puedes usar unas pinzas de cocina para sumergir el esmalte en el bol).

Rimmel para pestañas

rimel
Las gotas de solución salina te sacarán del apuro cuando tu pestañina se ha secado.

Con la salida y la entrada del aplicador, la máscara se pone espesa hasta el punto que se seca y es una verdadera tragedia.  Cuando esto te suceda coloca unas gotas de solución salina o liquido de lentes de contacto y agita muy bien. Ya con esto tendrás rímel para unas semanas más.

Tip: NUNCA agregues aceite a tu rimmel (de hecho a ninguno de tus cosméticos) y lo mencionamos porque hemos encontrado entre nuestras lectoras que esa es una práctica muy común. El aceite se escurrirá cuando suba la temperatura y no solo marchará los párpados, sino que entrará en tus ojos y esto podría llegar a causar alguna infección.

Bases en cremabase

Este es uno de los cosméticos que suele terminarse más rápido de lo que quisieras y haces magia para extraer del bote hasta la última gota. Para estos casos lo ideal es que agregues un poco de tu crema hidratante y agites muy bien antes de usar para lograr uniformidad en la mezcla. Ahora sí, podrás aprovecharla -literalmente – toda.

Cada una de nosotras tiene sus trucos para hacer que los cosméticos duren más. Si consideras que tienes alguno que no aparece aquí, no dudes en compartirlo… ¡Nuestros bolsillos te lo agradecerán!


Más:

Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas