Los churros con dulce de leche son famosos a nivel mundial, pero los más sabrosos son los que tienen el sabor latino. Aquí tienes la receta para hacerlos en casa y disfrutar en familia.


Esta receta da para: 18 a 19 churros

Ingredientes:

1 taza de agua
1/3 taza de mantequilla sin sal
2 cucharadas de azúcar morena
1/2 cucharadita de sal
1 taza de harina para todo uso
3 huevos grandes
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
1 1/2 a 2 cuartos de aceite de vegetal para freír
1/4 taza de azúcar granulada
1 cucharadita de canela en polvo
1 botella de Dulce De Leche La Lechera de Nestlé (lo consigues en el supermercado en una botella exprimible)

Preparación:

Calienta el agua, la mantequilla, el azúcar morena y la sal en una cacerola mediana sobre fuego medio. Mueve ocasionalmente hasta que la mantequilla esté derretida y el azúcar disuelta. Agrega la harina y mueve con una cuchara de madera hasta que la masa esté suave y se separe de la cacerola. Quitar del fuego; dejar enfriar de 5 a 10 minutos.

Bate la masa en una mezcladora eléctrica con el accesorio de paleta (paddle attachment) en velocidad media. Agrega los huevos uno por uno incorporando completamente después de cada adición. Agrega el extracto de vainilla. Transfiere la masa a una bolsa pastelera o una bolsa de plástico de tamaño galón que tenga un tubo de repostería en forma de estrella tamaño 7 (como Ateco o Wilton). Coloca la bolsa en la refrigeradora mientras que el aceite se caliente.

Agrega el aceite hasta que mida 1 ½ pulgadas de profundidad en una cacerola grande y resistente tipo Dutch oven o sartén de hierro fundido. Calienta sobre fuego medio-alto hasta que llegue a 375° F en un termómetro de dulces. Mientras tanto, caliente el horno a 175° F para mantener los churros calientes mientras que fríes los otros.

Forra un plato grande con papel toalla para absorber el aceite en exceso de los churros. Una vez que el aceite llegue a la temperatura apropiada, presionar la masa en tubos de 4 pulgadas de largo en el aceite, usando tijeras para cortar los puntos.

Dependiendo del tamaño de la sartén, se fríen varios a la vez, asegurando de no freír muchos porque se baja la temperatura del aceite. Freír, volteando ocasionalmente, entre 4 a 6 minutos o hasta que están dorados por todos lados. Ajusta el fuego, según sea necesario, para que el aceite no sea menos de 350° F o más de 375° F.

Retira los churros fritos del aceite y déjalos escurrir en el plato forrado antes de transferir a una bandeja en el horno. Repetir con la masa restante.

Combina el azúcar granulado y la canela en un plato poco profundo. Revolver los churros calientes en la mezcla. Servir calientes rociados con 1 ½ cucharaditas de dulce de leche en cada churro.

Consejo del Chef: Si no tienes un tubo de repostería puedes cortar una esquina de ½ pulgada de la bolsa de plástico tamaño galón y presionar la masa. ¡De esta manera los churros no tendrán rayas pero aún estarán deliciosos!


Lee más: 

Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas