Este truco con sábila (conocida también como aloe vera) es muy útil.

Ya sea que trates tu cabello con químicos como tinturas o keratinas; que te atrevas a usar planchas o pinzas de cabello que llegan hasta los 450 F, o que tengas el cuero cabelludo y el pelo con problemas como resequedad, caspa, exceso de grasa, falta de brillo o puntas abiertas.


Ah, y no te tienes que salir de la ducha, ni -como acostumbraban las abuelas hacer- dejarte untado por horas un pegote de aguacate o mayonesa con huevo y miel, aunque debemos aceptar que son esos menjurjes eran muy efectivos tratando los problemas antes mencionados.

Con un sólo ingrediente, la sábila – conocida también como aloe vera – y en un sólo paso, lograrás mejorar la salud y apariencia de tu cuero cabelludo y tu melena. Lo verás desde el primer uso. Es tan buena que, de hecho, también se usa sábila para el acné o en general para la cara.

¡Manos a la obra!

Las primeras dos cosas que vas a necesitar son un buen juego de shampoo y bálsamo de la misma marca. Foto: rgbstock

¿Por qué hacer esta anotación? Porque cada casa cosmética diseña sus shampoos y acondicionadores para que se complementen el uno al otro y no para que funcionen de manera individual.

Tampoco te creas la más sabia escogiendo dos de las mejores -o más caras- marcas que encuentres en el estante del supermercado o en el beauty supply.

Si no tienes la suerte (y las probabilidades de que la tengas son muy pocas) de que los ingredientes de esos productos sean de la misma familia, lo más seguro es que estés combinando dos cosas que no se ayudan simultáneamente y que más bien podrían minimizar los efectos positivos de cada uno.

Dicho esto, sumamos la tercera y cuarta cosa que necesitas: una hoja de sábila (aloe vera) y un frasco atomizador.

CollageCon estos elementos, puedes olvidarte de tener que preparar ese tipo de recetas de las que hablamos antes y que son sencillamente engorrosas. En este caso, la sábila será tu ingrediente maravilla y no habrá que mezclarlo con elementos olorosos o pegachentos de la cocina. 

¿Por qué con sábila?

La sábila -o aloe vera- tiene suficientes propiedades para que, como lees en este artículo, solucionan algunos problemas capilares y ayudan a que tu cabello se vea sano y brillante.

Aquí algunas de ellas:

  • La sábila es un hidratante natural que no agrega grasa.
  • La sábila limpia profundamente sin robarse los nutrientes de las fibras.
  • Actúa como un fertilizante para el cuero cabelludo, previniendo la caída del cabello.
  • La sábila se absorbe tan fácil en cada cabello que termina siendo parte de él, gracias a sus componentes parecidos a la keratina, que añaden flexibilidad y fortaleza al cabello.

Paso 1:

Un rato antes de entrar al baño saca tres cucharadas soperas del cristal de la sábila o aloe vera y licúalas con una taza de agua.

Paso 2:

Con el atomizador aplica una tercera parte de la mezcla, primero en el cuero cabelludo y luego en todo el resto de pelo. Recógelo con una pinza y déjalo una media hora antes de bañarte. Este paso garantiza que buena parte de los residuos de shampoos, acondicionadores, fijadores e incluso protectores de calor, se vayan más fácilmente en la lavada y que el producto que utilices haga realmente su trabajo: limpiar y nutrir.

Paso 3:

Lávate el cabello con shampoo como usualmente lo haces y procura -¡por favor!- hacerlo con agua fría para evitar que se vuelva poroso o quebradizo. Al fin y al cabo esas son dos de las cosas que queremos evitar y/o combatir con este tratamiento con sábila, ¿cierto?

Paso 4:

Enjuaga muy bien y aplica otra tercera parte del jugo de la sábila en el cabello. Escúrrelo con las manos y procede a aplicar el acondicionador de medios a puntas. Recoge de nuevo con la pinza y procede a bañarte el cuerpo, mientras el cabello absorbe las propiedades de lo aplicado.

Paso 5:

Enjuaga de nuevo, pero hazlo muy bien. Hay chicas que piensan que dejar “sólo un poquito” del acondicionador en el cabello al salir de la ducha les ayudará para continuar tratándolo cuando esté seco. Eso es totalmente falso. Lo único que lograrás es que se queden residuos que robarán flexibilidad y brillo.

Paso 6: 

Como último paso seca muy bien el cabello con una toalla, pero sin frotarlo. Puedes conseguir unos gorros en las tiendas que son diseñados especialmente para absorber el doble de agua que las toallas normales. Luego desenreda con cuidado con un peine de dientes grandes y manda toda tu melena hacia adelante para proceder a atomizar el jugo restante en todo el cabello, empezando en la nuca y terminando arriba de la frente. No olvides el cuero cabelludo.

Si te sobró un poco de la mezcla con sábila, aplícala en la cara y el cuello. Sí, los beneficios de la sábila para la cara y la piel son inmensos. Verás cómo de inmediato te cambia la textura del cutis y se pone luminoso. El aloe vera absorverá el exceso de grasa que tengas y humectará las partes que estén resecas.

¡Y listo! 

La sábila o aloe vera tiene suficientes propiedades para que, como lees en este artículo, solucionan algunos problemas capilares y ayudan a que tu cabello se vea sano y brillante. Aquí algunas de ellas:

  • Es un hidratante natural que no agrega grasa.
  • Limpia profundamente sin robarse los nutrientes de las fibras.
  • Actúa como un fertilizante para el cuero cabelludo, previniendo la caída del cabello.
  • Se absorbe tan fácil en cada cabello, que termina siendo parte de él, gracias a sus componentes parecidos a la keratina, que añaden flexibilidad y fortaleza al cabello.

Puedes hacer este tratamiento una vez a la semana, mientras que entre lavadas puedes utilizar, como ya te lo mencionamos, un buen shampoo con el acondicionador de la misma marca para mantener los buenos resultados.

Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas