Congelar los óvulos se ha convertido los últimos años en la mejor opción para retrasar la maternidad en las mujeres jóvenes.

Tener una Vida Moderna requiere de muchísimo tiempo para cumplir algunos sueños antes de pensar en la maravillosa experiencia de ser madres, sin embargo, nuestro cuerpo está mejor preparado para enfrentar la maternidad cuando apenas comenzamos a vivir la vida.

Es por eso que en Vida Moderna te traemos 3 cosas que debes saber sobre congelar los óvulos.

  • El momento correcto

Según un estudio realizado en el  Instituto Marquès concluyó que la edad biológica más adecuada para tener hijos es de los veinte a los treinta años.

Esto se debe a que la mujer nace con un millón de óvulos en promedio, llegan a la pubertad con 400 mil  y, a partir de ahí, se pierden cerca de mil en cada ciclo menstrual. Al llegar a los 35 años, las posibilidades de quedar embarazada se reducen a un 20% en una mujer sana.

Al igual que la cantidad de óvulos la calidad se ve afectada con los años, por lo que siempre será mejor opción congelar un óvulo a los 25 años que buscar tener un baby a los 35 o más.

  • Cuidado con gastar un dineral

Congelar los óvulos funciona más o menos como un seguro médico, es mejor tenerlo y no necesitarlo que necesitarlo y no tenerlo. Según varios centros de fertilidad el porcentaje de mujeres que congela sus óvulos y luego regresa para utilizarlos aún es muy bajo.

Un estudio realizado en la Clínica de Fertilidad en Santa Mónica, California, encontraron que de las 232 mujeres que congelaron sus óvulos desde 2007 a 2012 el 95% de ellas no han regresado a utilizarlos.

Muchas de esas mujeres confesaron poder utilizar otros medios para quedar embarazadas o que todavía no estaban preparadas para ser madres.


‘Elaborada Con Amor’: campaña muestra hombres en estado


  • Congelar los óvulos no garantiza la fecundación

Contrario a lo piensan muchas personas, esta práctica no garantiza un embarazo porque existen otros factores que influyen en el éxito de la operación.

En primer lugar se debe extraer el óvulo en el momento perfecto para su congelamiento, esto para que las células no sufran daños hasta que consigan una temperatura óptima de -195C° en nitrógeno líquido. También depende de la calidad de la esperma que vaya a fecundarlo y la cantidad de óvulos congelados disponibles.

La tasa de éxito en condiciones favorables ronda entre 40% y 60%, la buena noticia es que al tener óvulos de mejor calidad, al quedar embarazada las probabilidades de traer un baby sano son más altas.

Hasta el momento se desconocen la cantidad de bebés que nacieron gracias a esta práctica pero se estiman que sean algunos miles en todo el mundo a pesar de desde 1986 se están congelando óvulos en todo el mundo.

Lee también

Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas