El expresidente de Perú, Alan García, se disparó a sí mismo cuando las autoridades policiales llegaron a arrestarlo en su casa de la capital del país.



Alan García, fue trasladado a un hospital cercano, donde fue operado de emergencia.

Según confirmaron fuentes oficiales, lo estaban tratando por una «herida de bala en la cabeza».

García es otro de los políticos de alto nivel de Latinoamérica envuelto en el multimillonario escándalo de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Él ha negado vehementemente que esté envuelto en algún tipo de actividad ilícita.

Alan García fue presidente del país suramericano en dos términos: el primero desde 1985 hasta 1990, y el segundo desde 2006 hasta 2011.

El ministro del Interior del Perú, Carlos Morán, afirmó ante decenas de periodistas que al llegar la policía para arrestarlo, el expresidente García pidió unos momentos para hacer una llamada telefónica, se dirigió a una habitación y cerró la puerta. «Minutos más tarde, todos oyeron un disparo».

Al abrir la puerta, lo encontraron sentado en una silla con una herida de bala en la cabeza.

La ministra de salud de Perú, Zulema Tomás, también dio información a los medios de comunicación: su condición es «muy grave y crítica», y tuvo que ser resucitado después de sufrir tres paros cardíacos.

El gran escándalo de corrupción de Odebrecht pica y se extiende, pues se ha considerado la red de sobornos multi-país más grande de la historia.

Las acusaciones en contra de Alan García indican que pudo haber recibido millonarios sobornos durante su segundo periodo presidencial, en  torno a un proyecto de construcción de una línea de metro en Lima.

Odebrecht admitió haber pagado sobornos por unos 30 millones de dóalres a diferentes políticos de ese país desde el año 2004.

Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas