El actor estuvo como invitado del programa Don Francisco Te Invita en donde reveló la difícil vida que tuvo que llevar desde incluso antes de nacer.

Fabián Ríos vive un presente extraordinario gracias al éxito de Sin senos sí hay paraíso y en el plano personal está muy feliz junto a su esposa Yuly Ferreira y su preciosa hija Lucia Ríos, aunque no siempre fue así.

El actor estuvo este domingo en Don Francisco Te Invita de Telemundo, en donde confesó el duro pasado que tuvo que vivir debido al abandono de su padre.

Conmovido y casi entre lágrimas el actor habló de sus años más difíciles y de cómo logró sobrevivir a una infancia en donde las drogas y las pandillas amenazaron su futuro.

«Es muy duro para un hijo escuchar que tuvo un padre que se aprovechó de su madre, que la dañó y yo crecí con ganas de matarlo, quería fortalecerme para algún día encontrármelo y romperle la cara. Gracias a Dios no lo hice porque murió en su ley», expresó el protagonista de Sin senos sí hay paraíso.

La dura infancia de Fabián hizo que forjara un carácter y al día de hoy valora más a su mamá por haber luchado por darle la oportunidad de estar vivo.

«Y hoy día tengo una heroína que se llama Esperanza Ríos [su madre] y tiene un hijo que todos los días se esfuerza por demostrarle que fue bueno no haberme abortado«, confesó visiblemente emocionado.

El que habita en el abrigo del altísimo morará bajo la sombra del omnipotente dire yo a Dios esperanza mía y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré. Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en la oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará. Ciertamente con tu ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos. Por que has puesto a Dios que es mi esperanza, AL Altísimo por tu habitación, no te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada. Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y el áspid pisarás; hollarás al cachorro del leòn y al dragón. Por cuanto en mí a puesto su amor, yo también lo libraré; lo pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará y yo le responderé; con el estaré yo en la angustia; lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación. Salmo 91 Rv @yulyferreira @luciariosferreira ❤❤❤

Una publicación compartida por ғᴀʙɪᴀɴ ʀɪᴏs (@fabianrioss) el

«Yo soy de esos hombres que puede decir que no se quiere parecer a su padre. Entonces me he esforzado toda la vida para demostrarle a mi hija que se puede ser un buen padre así hayas tenido el peor», dijo el colombiano de 38 años.

El abandono de su papá no fue lo peor que pudo vivir porque cuando llegó a la adolescencia tuvo que sacar fuerzas e donde no las tenía para ganarse el respeto de las pandillas cuando fue internado en un colegio.

«Allá conocí la droga, conocí el bullying, conocí las pandillas, conocí la desprotección humana y conocía todo lo peor”, reconoció Fabián. “Les voy a poner un ejemplo: hubo una pandilla que a mí me obligó a consumir cocaína si yo no pertenecía a esa pandilla y como no quise pertenecer me tocó irme a golpes con esta pandilla y el que nos cuidaba en el internado nos prestaba guantes para que no nos hiriéramos la cara pero teníamos que darnos golpes hasta que uno de los dos no quisiera pelear más, pero pudo alguien haber perdido la vida porque obviamente bajo esas circunstancias y esa adrenalina uno lo que quiere es acabar al otro y eso lo viví en un internado donde todo el mundo cree que todo es sano», finalizó.


Relacionados:

Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas