Fabiola Guajardo fue rechazada por la forma de su boca ¿en serio?

La detective Silvia Cantú en “Buscando a Frida” también reaccionó ante los ataques contra su colega Fátima Molina.

En el mundo del entretenimiento mucho se habla y pocas veces se sabe qué hay detrás de las sonrisas y los flashes de las cámaras, es por ello que la reciente polémica en torno a Fátima Molina destapó una realidad que artistas como Fabiola Guajardo rechazaron.

Y es que durante un encuentro con medios de comunicación en México Fabiola defendió a Fátima ante los rumores sobre su físico y actuación en “Te Acuerdas de Mi” novela que protagoniza con Gabriel Soto.

“No sé de qué habla la historia, pero si da el ancho para estar ahí a nivel profesional, actoralmente… a mí se me hace que es una niña bellísima honestamente. No la conozco personalmente pero la he visto, compartíamos antes el mismo mánager y creo que es muy talentosa”, expresó, a la vez que lamentó que sean los propios mexicanos los que lastimen a una gran artista con sus comentarios.

“Creo que debemos de apoyarnos más todos como mexicanos en lugar de ponernos el pie. No sé de dónde salieron los comentarios la verdad, pero bueno leí lo que escribió y leí también lo que su productora escribió, que aplaudo muchísimo, y sí está ahí es por algo”, apuntó.

¿Rechazada por la forma de su boca?

En el mundo del entretenimiento se sabe sonreír y callar, pero ¿qué pasa cuando los ataques son tan fuertes que terminan creando inseguridades? Es precisamente lo que señaló Fabiola Guajardo, quien a pesar de haber participado en exitosas telenovelas como “Yo no creo en los hombres” y “Enamorándome de Ramón”, también fue rechazada por un productor debido a la forma de su boca.

“Una vez un productor no me quiso dar un personaje –bueno eso es lo que me contaron– por la forma de mi boca, que porque era muy sensual, muy sexy”, compartió.

No obstante, en lugar de sentirse menos por ello, sintió más fuerza para demostrar que lo que a ella le sobra es talento y eso ningún comentario lo va a disminuir.

“Amo mi boca, aprendí a quererla porque cuando me la señalaron sí fue como de: ‘Ay, ¿qué tiene mi boca?’. La amo porque es la misma boca de mi papá, ven a mis sobrinos y es la misma boca, es genética, entonces dije: ‘No le voy a hacer absolutamente nada’”, apuntó.