“Me emborraché” Julián Gil habla como nunca sobre su separación de Marjorie de Sousa

Julian Gil

El intérprete de Próspero Millán en La Herencia, abrió su corazón para compartir su versión de todo lo que ha sucedido entre él y la venezolana.

Para nadie fue un secreto que Julián Gil y Marjorie de Sousa formaban una de las parejas más guapas y emblemáticas de la farándula, pero todo cambió de la noche a la mañana.

De ser inseparables, se convirtieron en enemigos y más por la pelea que se armó por la custodia del hijo que tienen en común, el pequeño Matías.

“Yo decido terminar esa relación en mayo del 2011. Los motivos fueron incompatibilidad, ella te podrá decir su historia, yo tengo la mía… no me sentía afín ni cómodo con ella por diferentes temas de su personalidad”, reveló Julián Gil durante una muy polémica entrevista con Yordi Rosado.

Pero si esto podía dejar a todos sin palabras, lo siguiente que contó simplemente hizo temblar al mundo del entretenimiento, pues el intérprete de Carlos Iturbide en ¿Qué le pasa a mi familia? confesó cómo concibieron a su hijo.

“Me emborraché, de las pocas veces que me he emborrachado y me levanto al día siguiente con ella en la cama. Luego de eso al día siguiente como si nada hubiera pasado, tuvimos un encuentro ese día, no digo que lo hiciera borracho pero me hago responsable del hecho”, reveló dejando claro que todo fue parte de una noche loca que dejó sus resultados.

Uno muy hermoso, hay que destacar, pues el pequeño Matías es un niño muy sano y guapo.

Es así que cuando se enteraron del embarazo, decidieron intentar tener una relación y se comprometieron, sin saber que no tenían las bases para ello y que los terceros dañarían todo, pues vivían con la madre de Marjorie.

“Esa convivencia se convirtió en una gran tortura para mí y Marjorie, esa es una gran verdad […] La señora no me dejaba acercarme al niño”, contó añadiendo que ella le dio el ultimátum que nunca esperó.

 “O te quedas o te vas, si te vas yo voy a entender que tú nos abandonaste”, recordó.

Definitivamente un infierno que dio camino a toda una batalla por el niño, una que a pesar del tiempo no ha culminado y que lo ha dejado profundamente herido.