jueves, febrero 22, 2024

La historia de cómo El Señor de los Cielos le cambió la vida a Rafael Amaya

Cuando se convirtió en Aurelio Casillas, el guapo actor contaba con 36 años de edad y ahora con 45 goza de gran fama internacional.

Considerado como uno de los actores mexicanos más reconocidos del momento, Rafael Amaya no solo cuenta con el apoyo y amor de los fans en todo el mundo, sino también con el reconocimiento de la industria.

Y es que el protagonista de El Señor de los Cielos se entregó tanto a esta producción que su cambio físico y emocional fue incomparable y todos lo notaron de inmediato.

Así fue la evolución de Rafael Amaya tras convertirse en Aurelio Casillas para la serie internacional El Señor de los Cielos.

Más detalles: ¡Inesperado! Rafael Amaya regresa como “El señor de los cielos” a Netflix

En la producción de Telemundo, el intérprete de 45 años sufrió un cambio radical que quedó evidenciado en el paso del tiempo y en las siete temporadas emitidas entre 2013 y 2020.

Comenzó con 36 años, cabello largo, sonrisa elegante y una mirada cautivadora de un joven que tenía el mundo a sus pies.

Posteriormente encontramos a un Rafael Amaya más maduro, fuerte y su cabello desapareció para darle un look más fuerte que contrastara con la personalidad del temido narcotraficante.

Lea también: El Señor de los Cielos 8: elenco y personajes confirmados para la nueva temporada

Fama, sudor ¿y lágrimas? Esta es la historia de lo que Aurelio Casillas «le hizo» a Rafael Amaya

La fama, los excesos y las largas horas de grabación pasaron su factura y el guapo actor comenzó a caer en la oscuridad, cosa que no pasó desapercibida para los fans en todo el mundo.

En una entrevista para el programa “Hoy Día”, el actor aseguró que todo fue su culpa ya que debería dejar a un lado su personaje pero él lo tomó más personal. 

“No fue el personaje, fui yo; la decisión fue mía, no era Aurelio; se entrena para dejar el personaje en el clóset, pero sí me dejé llevar por muchas cosas como la vanidad, el materialismo y el ego”, reveló.

No obstante, nadie estaba preparado para la gran revelación de lo que Rafael Amaya sufrió por mucho tiempo: estuvo sumergido en una profunda adicción al alcohol y las drogas.

Es así que Roberto Tapia junto a otros grandes amigos lo convencieron de internarse en la clínica de rehabilitación del ex boxeador Julio César Chávez donde permaneció ocho meses y logró superar este mal momento.

“Yo estaba perdido, estaba aislado del mundo, estaba enojado con todos, pero no era yo. Antes de perdonar a los demás, me perdono a mí mismo”, admitió.

Esto evidenció que Aurelio se convirtió en un dolor de cabeza para Rafael quien sentía que ya era parte de él y no podía separar ambas personalidades llevándolo a la tristeza y la desesperación.

La tormenta pasó y Rafael Amaya está listo para nuevos proyectos

Tras su gran aparición en la serie Malverde: el santo patrón, producida por Telemundo, en donde dio vida a Teodoro Valenzuela, el mexicano ya está listo para otras sorpresas por lo que ahora ante el posible regreso de Aurelio Casillas en la octava temporada de El Señor de los Cielos y la novela Todos los nombres de Aura, ya se siente la emoción.

Definitivamente Rafael Amaya es y será siempre el hombre más guapo y el actor más aclamado sea como sea y pase lo que pase, sino que lo digan los miles de fans en redes sociales que esperan ansiosos verlo nuevamente.

Lo último

Descubre más historias

Publicidad