La primogénita de Luis Miguel se vio en la obligación de aclarar la discriminación que sufrió, ya que la información fue tergiversada por algunos medios de comunicación.

Michelle Salas hizo uso de sus redes sociales para explicar el caso de discriminación que vivió recientemente por hablar en español, pero dejó claro que en ningún momento fue botada de un restaurante tal y como lo reseñaron algunos medios de comunicación.

Un poco molesta la hija de Luis Miguel lamenta que hayan tergiversado su historia por vender un titular.

“Cómo les encanta cambiar las palabras y las historias a su conveniencia. Lo que tienen que inventar con tal de vender. Qué vergonzoso es que en vez de enfocarse en una experiencia que compartí, lo tomen como ventaja para vender sus notas/mentiras. Aprendan a escuchar“, expresó.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by ᴍɪᴄʜᴇʟʟᴇ sᴀʟᴀs (@michellesalasb) on

En ese sentido, Michelle comentó que aunque sí fue discriminada por su lengua natal, la joven nunca la corrió del restaurante en donde se encontraba, simplemente le pidió que no hablara más en español.

Sin embargo, sí se comportó de forma grosera con la modelo, ya que le exigió que se regresara a su país, una triste realidad que viven muchas personas de distintas nacionalidades en el mundo.

Después del trago amargo Michelle simplemente realizó un material audiovisual para llamar a la reflexión, para que de esa forma las personas no sean excluidas por su raza, etnia, color de piel y menos por el idioma en el que hablan.

Un claro llamado de conciencia que aprovechó de hacer a través de sus redes sociales, en donde se ha transformado en toda una influencer; y sabiendo el valor que actualmente tiene el mundo 2.0 le pareció una buena idea poder alentar a frenar un compartimiento como el de la joven que la atacó.


Relacionado:


Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas