Jesse Duplantis, de 68 años, está pidiendo donaciones para comprar un jet Dassault Falcon 7X, el cuarto avión privado que tendría a su disposición para volar y llevar la palabra de Dios a cualquier parte del mundo. 

El predicador evangélista estadounidense pidió a sus feligreses que le donen $54 millones de dólares para financiar su nuevo avión privado que, según sus palabras, Dios le dijo que necesitaba para difundir su mensaje de amor y salvación a todo el mundo.

Jesse Duplantis, fundador de Jesse Duplantis Ministries, hizo la petición los miembros de su congregación a través de un video de 5 minutos que publicó en Internet la semana pasada.

El pastor explica que a pesar de tener tres aeronaves disponibles para viajar, compradas con efectivo de las donaciones que sus fieles seguidores hicieron, él necesita específicamente el jet Dassault Falcon 7X, un avión con tres motores de turbina que le permitirá viajar a grandes distancias sin detenerse a recargar combustible.



«Algunas personas creen que los predicadores no deberían tener jets. Realmente creo que los predicadores deberían poder utilizar todas las voces disponibles, todos los medios disponibles para que este evangelio sea predicado al mundo», asegura en el video el pastor de 68 años.

Según él, no se trata de un capricho sino de obedecer la palabra del Señor porque «Si Jesús estuviera vivo hoy, no viajaría en un burro», confiesa. «Estaría en un avión predicando el evangelio en todo el mundo. Déjame decir esto. Creemos en Dios por un nuevo Falcon 7X, porque podemos ir a cualquier parte del mundo en una sola parada».

El predicador de Luisana confiesa que de recibir los $54 millones de dólares en donaciones sus viajes serían más baratos debido a que él posee su propia planta de combustible, «eso es lo que es una bendición del señor».



El pastor no es el único en estar convencido de que Dios está de acuerdo en que difunda su mensaje más rápido a través de un lujoso jet privado.

Su compañero predicador, Kenneth Copeland, también apoya el uso de aviones privados para salvar almas en todo el mundo con la palabra, porque a su juicio volar en aviones comerciales era como «meterse en un tubo largo con un montón de demonios».

Aún no se sabe si la petición de Jesse Duplantis está dando frutos, sin embargo el evangelista ha sido bastante criticado y señalado como un fraude en las redes sociales.

¿Y tú donarías el 10% de tu dinero para que el predicador lleve su mensaje en un jet privado nuevo?

Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas