Tal y como en la tragedia escrita por William Shakespeare existen personas que presa de los celos son capaces de hacer cualquier cosa, incluso matar.

La enfermedad toma el nombre de ‘síndrome de Otelo’ inspirado en el personaje de William Shakespeare, quien poseído por los celos desenfrenados es capaz de matar a su amada Desdémona.

Las personas que sufren el síndrome de Otelo se encuentran completamente convencidas de que sus parejas son infieles, incluso llegan a indagar en cada aspecto de la vida del otro para conseguir pruebas de la delirante infidelidad.

Los celos pueden desencadenar ataques de violencia 

Según explica a la BBC Mundo el psiquiatra y sexólogo, Walter Ghedin, la conducta de las personas que padecen el síndrome de Otelo en su mayoría siguen un patrón.

«La persona está obsesionada con la idea de la infidelidad y muestra una serie de conductas que se manifiestan tratando de buscar pruebas que lo demuestren, por ejemplo, entrando en el ordenador o mirando el teléfono móvil de su pareja. También puede mostrarse violenta o humillar al otro», explica el especialista.

Además, Ghendin deja claro que en los casos más graves la violencia puede desencadenar el asesinato del otro, volviendo cada vez más común los crímenes pasionales dentro de la sociedad.

La violencia extrema liga a los celos con otras patologías psiquiátricas 

Sin embargo, cuando el otro es capaz de matar presa de los celos, el especialista explica que existen otras patologías que se despiertan tales como: el delirio o la paranoia.

«Cuando se llega al extremo del homicidio es que existe otro tipo de personalidad patológica de base como la paranoia o un delirio celotípico. Cuando hay un delirio es una idea irreversible con una serie de respuestas a esas ideas que son realmente graves», añadió.

Así mismo, el psiquiatra explica que las personas enfermas con el síndrome de Otelo suelen ser manipulables y completamente influenciables, por lo que comentarios de terceros en su mayoría son los que desatan la paranoia en contra de sus parejas. 

En el caso de Otelo fue Yago quien se encargo de alimentar la duda en él, a tal punto que dejó de confiar en el amor de Desdémona, desencadenando la conocida tragedia escrita por Shakespeare.

¿Quienes son más sensibles al síndrome de Otelo?

Esta enfermedad puede afectar tanto a mujeres como a hombres, pero estos últimos se ven afectados en una mayor medida, esto se debe a las culturas machistas de muchos países y a ciertos patrones psicológicos.

Además, algunos hombres van en busca de mujeres que se sometan a sus reglas y cualquier conducta de autonomía de parte de ellas es vivida como sospechosa.

¿Cómo controlar los celos?

Es importante dejar claro que los celos comienzan a verse como una conducta psiquiátrica cuando estos toman total control de las emociones del individuo, por lo que es recomendable acudir con un médico especialista para comenzar a tratarlos y encontrar la verdadera causa de los mismos.

«Hay pacientes en los que la idea de infidelidad es tan preponderante, tan recurrente en su pensamiento que altera las relaciones con otras personas. En estos casos, una medicación atenúa la intensidad de la idea», agrega Ghedin.

Notas de interés:

Tipos de celos:

  • Reacción emocional normal

Es transitoria, no condiciona la vida de la persona ni de los demás.

  • Reacción emocional desmedida

Este tipo de conducta suele afectar a las relaciones amorosas. Los expertos explican que es más común en mujeres que son dependientes de sus parejas. Pueden o no haber existido situaciones previas de infidelidad (ya sea personales, familiares o de amistades cercanas).

Estás personas suelen ser controladoras y pretenden que el otro les despeje infinidad de dudas, que nunca llegan a ser aclaradas.

  • Celos como rasgo distintivo de la personalidad

Este tipo de individuo posee una personalidad mucho más desconfiada, suspicaz, la cual condiciona su vida y su entorno.

Suele afectar no solo las relaciones amorosas también las familiares, el trabajo, amistades, entre otras. Son personas frías, calculadoras y siempre ven amenazas en donde no existen y están convencidos que lo que piensan es una «verdad» indiscutible. Se denomina Trastorno Paranoide de la Personalidad.

  • Síndrome de Otelo

Este es la face más grave de los celos, ya que es considerado un trastorno delirante con ideas de engaño, también conocido como celotipia. Son ideas que atrapan el pensamiento y convencen al sujeto de que el otro le es infiel.

Las personas con este síndrome suelen construir su delirio con datos completamente irracionales e invierten mucho tiempo tratando de comprobar sus sospechas. 

Los delirios de celos pueden formar parte del trastorno delirante crónico o paranoia, pero también se observa en los comienzos de cuadros demenciales por deterioro involutivo de la corteza cerebral y en el alcoholismo crónico.

Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas