Un voluntario que trabajó con niños huérfanos en Kenia patentó los zapatos que crecen con el pie, una idea que espera ayudar a más de 300 millones de niños pobres en todo el mundo.

Kenton Lee es el inventor de una simple idea que puede llegar a cambiar millones de vidas en todo el mundo, las sandalias que crecen con el pie hasta 5 tallas en al menos 5 años.

Este revolucionario invento lleva por nombre «The Shoe That Grows», (las zapatillas que crecen) y está siendo desarrollada por una empresa estadounidense fundada por Lee quien pensó en una solución para los niños pobres que no tienen como usar zapatos.

Zapatos que crecen
Kenton Lee

“Tuve la idea hace 10 años, mientras vivía y trabajaba en un orfanato en Kenia. Un día, en un camino extremadamente sucio, vi a una niña que llevaba unos zapatos tan pequeños que se le habían abierto por delante de la presión, dejando los dedos al aire. Fue ahí cuando pensé en un calzado que se fuese adaptando al tamaño del pie”, explica el inventor.

Al principio las sandalias ajustables eran un pasatiempo, pero en muy poco tiempo empezaron a llegar pedidos de todas partes del mundo, lo que obligó a Lee y su equipo a producir el calzado desde China en donde se obtuvo un zapato económico y de muy buena calidad, según Kayla Hetherington, coordinadora de impacto del proyecto.

El éxito de The Shoe That Grows hizo posible que se abrieran fábricas en países como Kenia y Etiopía, también se espera que Haití empiece a producir pronto ‘los zapatos que crecen’, una idea que busca también generar trabajo en naciones pobres.

Hasta el momento se han fabricado más de 170 mil pares destinado a niños en más de 97 países como Kenia, Ghana, Ruanda, Uganda, Ecuador, Haití, Nicaragua, Guatemala, Perú, Colombia, Vietnam y Laos.

«El proceso de diseño fue interesante porque no soy diseñador», confesó Kenton Lee a Bored Panda. «Y no sabía nada sobre los zapatos. Solo era un tipo normal con una idea». Misma que está por impactar la vida de millones de niños que no pueden siquiera ir a la escuela por no tener zapatos.

The Shoe That Grows son fáciles de lavar

La suela de las sandalias que crecen está hecha del mismo material con el que se hacen los neumáticos de lo carros y está recubierto con químicos antibacterianos para cuidar el pie de los niños. La parte superior es de un cuero de alta calidad que asegura una duración de hasta 5 años.

El precio de los zapatos que crecen está en unos $15 dólares y se pueden conseguir en la pagina web TheShoeThatGrows.com, donde también se hacen pedidos para niños de cualquier parte del mundo sin importar su condición social.

Zapatos que crecen para niños descalzos de todo el mundo

 

Este increíble e inteligente calzado está en venta en dos tallas; una para niños de 5 hasta 10 años y otra para que usen a partir de 10 años hasta los 15.

«Acabamos de ser abrumados por todo el apoyo y la publicidad. Esto ha sido increíble. Somos una organización muy pequeña, pero estamos creciendo y entusiasmados por el futuro», dice Kenton Lee sobre el invento que es 100% financiado por personas que confían es hacer de este mundo un lugar mejor para los niños más necesitados.

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!