Trump despide a Scaramucci con apenas 10 días como director de comunicaciones

Scaramucci habría firmado su salida de la Casa Blanca por orden de John Kelly y después de insultar a dos colegas y algunos asesores de Trump.


El equipo de comunicaciones del presidente de EE.UU. vivirá otro cambio inesperado ahora con el despido Anthony Scaramucci del que, hasta hace 10 días, se desempeñaba como director de comunicaciones de la administración Trump.

Según informó The New York Times Scaramucci dejó su carta de renuncia a petición del general John Kelly, el nuevo jefe de gabinete designado por Trump que se estrenaba en el cargo este mismo lunes.

Scaramucci es señalado como el responsable de la salida de Reince Priebus, el anterior jefe de gabinete que fuera reemplazado por Kelly, así como de la renuncia de Sean Spicer como portavoz de la Casa Blanca, además de presionar a un periodista para terminar con las filtraciones sobre Rusia que tanto daño hicieron a la imagen de Trump.


Sean Spicer también le renuncia a Donald Trump: las razones de su pelea


“Anthony Scaramucci dejará su cargo como director de comunicaciones de la Casa Blanca. El señor Scaramucci consideró que era mejor darle al jefe de gabinete John Kelly una pizarra limpia y la capacidad de construir su propio equipo. Le deseamos todo lo mejor”, indica el comunicado de la Casa Blanca que confirma la salida de Scaramucci.

Durante los 10 días que estuvo en el cargo el exdirector de comunicaciones y hombre experimentado de Wall Street protagonizó algunas polémicas, como las declaraciones al The New Yorker donde aseguró que Priebus era “un jodido paranoide, esquizofrénico”.


Evita que el stress te cause enfermedades mentales


Durante su estancia en el cargo también se reveló información financiera de Scaramucci por medio de documentos públicos que indica que el ahora exjefe de comunicaciones posee más de 85 millones de dólares en activos, 10 de los cuales ganó el último año.

Con la salida de Scaramucci Trump vuelve a sentir las dificultades de conseguir engranar un equipo dentro de la Casa Blanca. El primero en caer fue Michael Flyn quien con 24 días como consejero de seguridad tuvo que abandonar por las implicaciones que tuvo con Rusia.