Uniones homosexuales se quedan sin la bendición de Dios, según el Vaticano

La Congregación para la Doctrina de la Fe sostuvo que la Iglesia católica no puede bendecir uniones entre personas del mismo sexo.

Pese a las peticiones de algunos sectores eclesiásticos en países como Estados Unidos o Alemania, el organismo que tutela la moral católica, aclaró este lunes 15 de marzo, que de ninguna manera se llevará a cabo esta forma de bendición puesto que la bendición de las uniones homosexuales no puede ser considerada lícita”.

El comunicado que consta de dos páginas, escrito en siete idiomas por el equipo el cardenal español Luis Francisco Ladaria y su secretario, el arzobispo Giacomo Morandi cuenta con la aprobación del Papa Francisco.

En este sentido, indicaron que no se pueden justificar estas relaciones “y convertirlas en objetos legítimos de una bendición eclesial, ya que los elementos positivos existen en el contexto de una unión no ordenada al Creador”.

Asimismo, enfatizaron que Dios “no bendice ni puede bendecir el pecado” sino que bendice al hombre pecador “para que reconozca que es parte de su plan de amor y se deje cambiar por él”.

No obstante, informaron que la Iglesia católica tiene “una sincera voluntad de acogida y de acompañamiento de las personas homosexuales, a las cuales se proponen caminos de crecimiento en la fe”.

Finalmente, reiteraron que con esta decisión buscan diferenciar entre uniones y personas, ya que “un juicio negativo sobre las bendiciones de las uniones entre personas del mismo sexo no implica un juicio sobre las personas”.