A nueve meses de la muerte de Edith González se revelan detalles de la etapa de duelo que vive su hija Constanza Creel González

Durante toda su etapa con la enfermedad Edith González mostró ser un ser lleno de luz al punto de convertirse en voz de esperanza para miles de personas que día a día batallan con el cáncer.

Pero hay algo que tuvo que amargar los últimos momentos de vida de la actriz y era despedirse de su pequeña, su hija y más querido tesoro: Constanza Creel González.

Pasaron nueves meses desde que la actriz dio su último respiro, tiempo en que su familia y especialmente su hija, han tenido que lidiar con su ausencia, por demás dolorosa.

El primero en revelar detalles del duelo de la pequeña Constanza fue Víctor González, hermano de Edith.

“Ahorita, la prioridad [para Constanza] es la falta de su mami [Edith González]; es lo prioritario porque ella tenía una amplia comunicación”, reveló al programa Ventaneando (TV Azteca). “Después de la muerte de su madre, ajustarse a una nueva vida le costó su trabajito, pero Santiago [Creel, padre de la chica] se ha portado muy bien, con mucha paciencia”.

La pequeña Constanza necesitó de un especialista que le ayudara a curar el dolor de la muerte y la desesperanza

Huérfana de madre, para la hija de la actriz no es fácil seguir con su vida después de tener a su mamita casi a tiempo completo, razón por la que la familia vio necesario buscarle ayuda profesional.

“Constanza sí recurrió [a una tanatóloga] porque fue un golpe muy duro”, explicó. “Están en pleno desarrollo, formando carácter, personalidad y un golpe tan, tan demoledor como es la ida de mi hermana, pues sí se requirió que un tiempecito estuviera en ayuda profesional”, explicó el hermano de la actriz.

Hija de Edith González

La pequeña cumplió en agosto sus quince años de vida con su mamá como principal ausente, sin embargo, no es la única de la familia que vive el un gran duelo con la muerte de la actriz.

Ofelia Fuentes, madre de Edith, también estuvo inmersa en la tristeza, al punto que se llegó a temer por su salud ante la pérdida de su hija, aunque el tiempo parece que le ayudó a superar la terrible pérdida.

“En lo general está bien, ya muy repuesta del trancazo [la muerte de Edith González]”, explica Víctor sobre su mamá. “Y muy alegre. Todavía sigue bromeando, como era. Todo el mundo me pregunta por ella y todavía tenemos Ofelia [Fuentes] para rato”.

Constanza ahora vive junto a su papá Santiago y su madrastras Paulina Velasco, encargados de la patria potestad, muchos cambios que vivir en tan poco tiempo.

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!