Eduardo Yáñez ha estado en boca de todos y es que a sus sonados problemas familiares se le sumó uno legal, esto después de haber golpeado al reportero de ‘El Gordo y la Flaca’ hace un par de meses.

Aunque el mundo pareció venirle encima, el actor mexicano Eduardo Yáñez demostró que su fortaleza es aún más grande, sobre todo tras todos los escándalos de agresividad que pesan en sus espaldas.

En una entrevista con el programa mexicano ‘Ventaneando’, el actor confesó que para él lo más importante ahora es encontrar un camino espiritual que lo ayude a acercarse mucho más a Dios: “Un día leo un poco los salmos, otro día medito, otro día hago ejercicio otro día me pongo a trabajar en lo que tengo que hacer, la terapia ocupacional es la que mejor te ayuda”.



Además, Eduardo explicó que él mismo fue quien se dispuso a buscar ayuda, sin que nadie más tuviera que interceder ante él para aceptarla: “Nadie me invitó. Tuve una gran conversación con el escritor y director Guillermo Arriaga a quien respeto y admiro. Él me dio dos o tres consejos y me he dedicado a esa tarea, eso consiste en acercarme más a Dios, de conocerme más a mí mismo”.

“Quizás mi vida ha sido una avalancha de necesidad de trabajo y nunca me detuve a pensar en qué onda conmigo. Siempre he estado pensando en los demás y en este momento estoy dedicado en encontrarme un poco más a mí, tratar de ser mejor con los demás pero no por este incidente sino porque, sí, era necesario”, añadió el artista.



Por otra parte, aprovechó para explicar un poco su personalidad, y aseguró que aunque su carácter sea fuerte no le parece justo ser señalado por otros como si quizás fuera un asesino o algo similar. “A todos ellos que dicen que soy un delincuente y que soy un desgraciado pues ellos no me conocen. Lo que sí es claro es que no me gusta hablar de mi vida personal, no puedo ser obligado o buleado para que tenga que expresarme de algo que no quiero hablar”, puntualizó Yáñez.

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!