El lugar se ha convertido en toda una atracción turística en donde más de 2000 visitantes llegan cada fin de semana.


Sabine Gollnhuber es la propietaria de la mansión navideña o como ella prefiere llamarle, el ‘Disneyland de la navidad’ más grande del mundo «De niña estuve varias veces en Estados Unidos con mis padres y siempre fue mi sueño decorar mi casa en Navidad como se hace allí», confiesa la mujer de 49 años.

10689447_10204216247966250_3331985520595157640_n

Para darle vida al parque temático navideño, Golnhuber necesita aproximadamente medio millón de luces y más de 70 muñecos inflables entre los que se destacan varios modelos de Santa Claus, renos y personajes relacionados a las festividades.

11236546_10204216244006151_8360728479169510470_n
La mujer en compañía de su esposo y sus dos hijos se ponen manos a la obra a finales de agosto -en pleno verano -con el fin de tener todas las luces y muñecos perfectamente instalados para finales de noviembre cuando realizan el encendido.

12418099_10204216247406236_1615409325628090932_n


«Me paso entre seis y ocho horas al día instalando y colocando estos artefactos. Pero nada se enciende hasta finales de noviembre»
, aseguró Sabine.

El lugar se ha convertido en toda una atracción turística en la pequeña localidad famosa por sus aguas termales en Bad Tatzmannsdorf, Austria. «Mucha gente me dice que debería contactar a la gente del Libro Guiness de los Récords. Pero a mí esto me da pereza, solo quiero disfrutar de la Navidad», sostuvo.

Hace seis años, la familia Gollnhuber combina su particular atracción con la beneficencia y convierte su terreno en una especie de «Aldea de Navidad«.

 

12523007_10204216250606316_3137127256327284160_n

 

En una cabaña navideña, colocada en el jardín, los miembros de la familia ofrecen a los visitantes -unos 2.000 cada fin de semana-, té caliente, salchichas y dulces navideños. Los fondos recaudados con estas ventas se donan tras el final de la temporada navideña a organizaciones benéficas.

12509826_10204216248046252_8314014649045141296_n

«El año pasado, donamos unos 10.000 euros (unos 10.700 dólares) a la Cruz Roja austriaca», expresó Sabine Gollnhuber.


Lee más:

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!