Después de la muerte de su padre Luis Rey, en el año 1992 muchas cosas cambiaron en la vida de Luis Miguel, entre ellas la relación con sus abuelos paternos de quienes fue inseparable los primeros años de su vida.

La vida de Luis Miguel no fue para nada fácil, su precoz fama lo llevó a vivir grandiosas experiencias, pero también a tener grandes pérdidas que marcaron su vida para siempre.

Tras la muerte de su padre Luis Rey, en el año 1992, la relación de Luis Miguel y sus abuelos también cambio para siempre y a pesar de que de niño fue muy unido a la familia de su papá en España, ‘El Sol’ se distanció por completo de ellos.



Sus abuelos Matilda y Rafael siempre recibieron a Luismi cuando era un pequeño e iba a disfrutar de las mejores vacaciones en Cadiz, España, sin embargo en la medida que el astro iba creciendo, de la misma forma la relación con sus tíos José Manuel y Mario Vicente se iba deteriorando, al punto de obligarlo a separarse por completo de toda su familia.

Decisión que le valió las críticas de los medios españoles cuando Matilda y Rafael fallecieron, de hecho el cantante prefirió no asistir el día de la muerte de su abuela y pagó a una familia de San Fernando para que se hicieran cargo de su abuelo hasta el día de su muerte.



Don Rafael murió en el año 2000 y poco tiempo después la familia contratada por Luis Miguel, declaró que los restos del abuelo y de doña Matilda, sería exhumados y arrojados a una fosa común debido a que el artista no se hacía cargo de los gastos.

Sin embargo, los cuerpos permanecieron en el mismo lugar y nunca se conoció si el reclamo que se hizo era real o no, tanto Matilda como Rafael se encuentran reposando cerca de los restos de Camarón, uno de los cantaores más populares de la historia del flamenco.


Relacionado:

Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas