Mujer casi queda ciega por quitarse mal el maquillaje durante 25 años

Actualizado el viernes, 10 julio, 2020

Theresa Lynch, de 50 años, vivió un infierno al sentir cómo sus ojos eran arañados por residuos de maquillaje que se almacenaron en sus párpados durante 25 años.

Theresa Lynch, madre y esposa nacida en Maryland, Estados Unidos, se cansó de usar colirios y gotas para los ojos ante la constante irritación ocular y las continuas secreciones que le ocasionaban dolor en los ojos, razón por la que decidió ir al médico en busca de ayuda.

Tras su visita al especialista, la mujer quedó impresionada por el diagnóstico y la recomendación del doctor, someterse a una cirugía de inmediato o corría el riesgo de quedar ciega debido a las protuberancias calcificadas duras, conocidas como concreciones, que estaban debajo de los párpados.



La Dra. Robaei encontró múltiples manchas oscuras, que fueron causadas por una acumulación de restos de máscara de pestañas y que se habían alojado debajo de ambos párpados.

De inmediato la rubia decidió pasar por el quirófano y tras 90 minutos en anestesia general, los especialistas retiraron los restos de maquillaje que durante 25 años se acumularon en la parte interna de los párpados, según el DailyMail

“Había caído en la mala costumbre de llevar mucho maquillaje y no lavarlo”, confesó. “Nunca debería haber dejado que llegara tan lejos”, explicó Lynch sobre su mala costumbre de no quitarse el rímel de las pestañas a la hora de dormir.


Te encantará: Tips para que tu rostro luzca hermoso sin una pizca de maquillaje


La Dra Dana Robaei, encargada de la cirugía confesó que es primera vez que tiene que tratar con un caso así, al punto que publicó un estudio sobre el caso de Theresa para sembrar conciencia acerca de la higiene cuando se usa el maquillaje.

“Dios mío … en toda mi carrera he visto algo así”, dijo la Dra Robaei cuando vio por primera vez los párpados de Theresa. “Es muy importante quitarse el maquillaje de manera adecuada cada noche. No puedes perderte ni un solo día “, aconseja.

Los sedimentos arañaban la córnea de Theresa con el riesgo de causarle una infección capaz de dejarla ciega.


Lo que ocurrió es que con el pasar de los años los restos de la máscara de pestaña que Theresa no se quitaba por las noches se iban depositando en la parte interna del párpado.

El sufrimiento de la mujer se puede comparar con la molestia de tener arena de playa en los ojos, pero sin poder quitarla con agua. “Este fue un caso increíble, nunca había visto algo así. Pero este es un riesgo que mucha gente no conoce “, afirma la Dra.

Algunas recomendaciones para evitar poner en peligro tu salud debido al maquillaje: