Aunque suene sin sentido, si aprendes a incluir algunos hábitos saludables a tu rutina diaria, comenzarás a ayudar a tu cuerpo a adelgazar con solo irte a dormir cada noche.

El sueño de muchas mujeres es conseguir una fórmula mágica que las ayude a tener el cuerpo perfecto, pero que también les permita realizar el resto de sus actividades diarias. Es por ello que hoy te enseñaremos trucos para que comiences a adelgazar mientras duermes.

Lo primero que debes tener presente es que no existe un truco mágico a la hora de perder peso, ya que solo la constancia y la disciplina serán fundamentales para alcanzar tu objetivo.

Incluye cítricos en tu alimentación

Puedes probar con un limón, una naranja, toronja e incluso una mandarina diaria. ¿Por qué? Recientemente un estudio publicado en la revista European Healt Journal, aseguró que los cítricos son ideales para ayudar a tu cuerpo a digerir y procesar de una forma más adecuada las grasas que ingieres.

Además, estas frutas son populares gracias a su alto contenido en vitamina C, aunque ahora las amarás porque serán unas de tus aliadas para alcanzar tu peso ideal.

Así que la próxima vez que vayas a comprar alimentos no se te olviden los cítricos.

Un desayuno proteico

Incluye proteínas en tu desayuno, que es además la comida más importante del día. Los nutricionistas aseguran que las horas de las mañana son las mejores para ingerir carnes rojas o blancas, porque se acelera el metabolismo y con él el gasto enérgico durante el resto del día.

Por otra parte, las proteínas son ideales para saciar tu hambre, ya que te harán sentir satisfecha por muchas más horas y te ayudará a decirle adiós a la odiosa ansiedad durante el día.

También debes saber que no toda la proteína la tienes que extraer de la carne, tiene opciones muy saludables como: champiñones, lentejas, quínoa, garbanzos, soja, entre otros.

Cena ligero y temprano

Aunque no lo creas debes adoptar el habito de cenar a una buena hora, sobre todo si vas a ingerir alimentos pesados y difíciles de digerir, por lo que tienes que tratar de hacerlo por lo menos dos horas antes de irte a dormir.

Sin embargo, lo más recomendable es que aprendas a cenar ligero, ya que eso te ayudará a tener un mejor sueño y ayudará a tu cuerpo a trabajar mucho más cuando se encuentre en etapa de descanso.

Para tener una comida ligera debes tratar de excluir los carbohidratos simples, como: el pan, las pastas, arroz y alimentos que resulten muy grasientos, azucarados o pesados.

En su lugar opta por una pequeña ración de alguna proteína y acompáñala por una ensalada con muchas hojas verdes.

Dile adiós al café

Aunque el café no te engorda, existen alternativas que te llenan de energía y además te ayudan a perder esos kilitos de más, una de ellas es el té verde, perfecto para incluir en tu dieta.

El té verde está lleno de antioxidantes, además es diurético y un quema grasa natural, pero eso sí al igual que el café te recomendamos que no lo ingieras en las horas de la noche, ya que puede inhibir tu sueño y alterar el tiempo de descanso.

Duerme

Cuando duermes quemas calorías y además ayudas a que tu cuerpo pueda recuperarse por completo, descansar y tener un metabolismo mucho más activo.

Si eres de las que hace ejercicio diariamente, debes tener en cuenta que los músculos necesitan un tiempo de recuperación y la única forma de lograrlo es a través del sueño, lo mismo pasa con tu cerebro.

Intenta dormir un mínimo de seis horas y un máximo de ocho horas diarias.


Relacionado:




Si te gusta comparte en tus redes favoritas

¿TE GUSTA VIDA MODERNA? RECIBE NUESTRAS NOTICIAS EN TU INBOX

¡Suscríbete gratis!

Si te gusta comparte en tus redes favoritas