aprender

¿Aprender Idiomas mientras duermes? No, no es un mito…




¿Aprender mientras duermes? ¿Verdad o mito? Descubre con VidaModerna.com la verdad detrás de todo este tema.


Ha llegado el momento en el que dormir dejó de ser el acto predilecto solo de los flojos, pues fuentes afirman haber comprobado que al cerrar los ojos e internarse en el maravilloso mundo onírico, la mente se expande hasta el infinito, hasta los confines del tiempo y el espacio donde se pueden aprender las respuestas a los enigmas más grandes del hombre.

Sin embargo, no todo es sencillo, pues otras fuentes afirman que esto no tiene ningún efecto, puesto que sus resultados no pueden ser medidos o cuantificados y alegan que todo es producto de la casualidad.

Veamos qué dice cada lado de esta historia.

Un lado dice que en realidad al dormir la mente desecha todos los pensamientos innecesarios dejando “espacio” libre para nuevas y relevantes ideas, así lo explicó el doctor Diego García-Borreguero, director médico del Instituto de Investigaciones del Sueño de Madrid: “Dormir estabiliza los recuerdos y los integra en una red de memoria a largo plazo, lo que hace que no se estanquen en el pasado, sino que podamos recuperarlos en el momento oportuno y utilizarlos en el futuro”.



¿Qué conocimientos en específico se pueden aprender mientras se duerme?

Idiomas extranjeros.

aprenderComo se dijo, la mente desecha ideas obsoletas y permite la asimilación de nuevas ideas, incluyendo idiomas. Un experimento liderado por los psicólogos Thomas Schreiner y Björn Rasch demostró que durante el sueño la mente aprende de forma más eficiente nuevos vocablos.

¿Cómo llegaron a esa conclusión?

A un grupo de alemanes se les enseñaron distintas palabras en holandés. Después se les dijo que fueran a dormir y mientras descansaban, los investigadores reprodujeron en un sistema de audio la lista de palabras. Al despertar los voluntarios identificaron con facilidad las palabras de un idioma que hasta hace poco desconocían por completo.

Nuevas melodías.

Al psicólogo Ken A. Paller se le ocurrió repetir el experimento con variables musicales. En su investigación le pidió a distintos voluntarios aprender a tocar dos melodías diferentes. Después de practicar un poco los mandó a dormir.

Durante su sueño reprodujo una de las piezas. Cuando los individuos despertaron pudieron tocar con mayor soltura el tema que escucharon en sueños. Esto comprobó que la música también se aprende de una forma más eficiente mientras se está dormido.

Memorizar la ubicación de objetos.

En un estudio realizado por Northwestern University, se le mostró a un grupo de personas distintas figuras geométricas que fueron acomodadas en una ubicación específica dentro de la pantalla de una computadora.

Seguido a esto los participantes se fueron a dormir y al regresar al computador lograron identificar la ubicación de cada una de las figuras. El grupo que no durmió olvidó totalmente la ubicación de estas.



Encontrar la solución al problema más difícil del día.

La mente se despeja y ordena mientras duerme brindando una oportunidad única para resolver algún problema que se tuvo durante la vigilia. En palabras del doctor Diego García-Borreguero esto ocurre porque “el cerebro tiene la capacidad de discernir qué recuerdos mantener en la memoria y cuáles descartar en función de su relevancia… Una vez hecho esto, puede mejorar los recuerdos conservados, ya que asocia unos con otros y realiza un proceso creativo para cubrir vacíos de información y generar una línea argumental coherente”.

En otras palabras: el cerebro favorece el análisis activo de los recuerdos nuevos, brindándonos así la capacidad de resolver problemas y tener ideas estupendas que a veces no se nos ocurren despiertos.

Por estas razones científicas es de suma importancia dormir lo suficiente. De lo contrario nuestra mente sería un laberinto de ideas con muchos callejones sin salida.

dormir

Y los detractores afirman…

Que la ciencia del sueño, es ciencia, pero no tan correcta.

Aunque algunos de los estudios sugirieron que podemos aprender mientras dormimos, los investigadores no podían estar seguros de que los sujetos que participaron en las pruebas no habían despertado para escuchar la grabación.

La idea de que se puede aprender mientras dormimos es muy antigua. Para poner a prueba esas sospechas, Charles Simon y William Emmons colocaron electrodos en la cabeza de los sujetos para poder estar seguros de que solo se reproducían las cintas mientras dormían. Tal y como sospechaban, nadie aprendió nada durante la noche.



Los resultados fueron publicados en la década de los 50, pero a lo largo de los años más de un empresario ha intentado hacerse rico con la promesa del aprendizaje sin esfuerzo, a pesar de que sus métodos no tenían ninguna base científica.

Aunque el cerebro al dormir parece estar ciego y sordo a nueva información, en realidad no se encuentra totalmente en reposo mientras duerme, de hecho, reflexiona sobre las experiencias del día y envía los recuerdos del hipocampo (donde se piensa que los recuerdos se forman en primer lugar) a las regiones de la corteza cerebral, donde se almacenan a largo plazo.

Dormir “ayuda a estabilizar los recuerdos e integrarlos en una red de memoria a largo plazo”, dice Susanne Diekelmann, de la Universidad de Tubingen en Alemania. El sueño también nos ayuda a procesar lo que hemos aprendido, lo que nos da flexibilidad para aplicar conocimientos a nuevas situaciones.

Entonces, si el aprender mientras se duerme es una verdad o no, es algo que aun podemos considerar difícil de determinar, sin embargo, muchos suponen que los avances tecnológicos permitirán en un futuro no tan lejano, lograr esta proeza y muchas más.

Pronto lo sabremos.

0 Comentarios

Contact

Vida Moderna

Miami - FI

pilar@vidamoderna.com