Niño con enfermedad terminal muere en brazos de Santa

El niño de 5 años pidió ver a Santa Claus desde la cama del hospital en donde lo esperó hasta su último suspiro.


Eric Schmitt-Matzen es un hombre que se dedica a repartir sonrisas y alegrías a los niños en las fechas cercanas a navidad, el hombre de 60 años contó una de las experiencias más duras de su vida como Papá Noel.

Schmitt-Matzen recibió una llamada desde hospital en Tennessee, una amiga enfermera le informó que un niño de cinco años que estaba enfermo quería ver a Santa Claus.

“Ok, solo déjame cambiar mi atuendo”, le dijo a la enfermera “No hay tiempo para eso. Sus tirantes de Santa son lo suficientemente buenos. ven ahora mismo” respondió la voz desde el hospital, Schmitt-Matzen llegó en 15 minutos.

Santa conoció a la familia del niño antes de entrar y por la tristeza en sus rostros comprendió que al pequeño le quedaba poco tiempo.

“Si piensas que vas a perderlo, por favor, deja la habitación. Si te veo llorar, me romperé y no puedo hacer mi trabajo” dijo Santa mientras recibía los regalos que entregaría al pequeño de 5 años.

Schmitt-Matzen entró a la unidad de cuidados intensivos tratando de mantener la compostura. Esto fue lo que sucedió tal como informa el portal Knoxnews.com.

“Cuando entré, él estaba allí, tan débil que parecía que estaba listo para quedarse dormido. Me senté en su cama y le pregunté: ‘Dime, ¿qué es esto que escucho de que te vas a perder la Navidad? ¡No hay manera de que te puedas perder la Navidad! ¡Eres mi elfo número uno!’” 

“Él alzó la vista y dijo, ‘Yo soy?” Respondió el niño sorprendido de tener a Santa justo al lado. 

“Yo dije, ‘¡Seguro!’ Le di el regalo. Estaba tan débil que apenas podía abrir el papel de embalaje. Cuando vio lo que había dentro, sonrió y volvió a bajar la cabeza. ‘Dicen que voy a morir’, me dijo. ‘¿Cómo puedo saber cuándo voy a donde voy?'”

“Yo dije, ‘¿Puedes hacerme un gran favor?‘ Él dijo, ‘Seguro’‘Cuando llegues allí, diles que eres el elfo número uno de Santa Claus, y sé que te dejarán entrar’. Dijo: ‘¿Lo harán?’. Yo dije, ‘Seguro’

“Él se sentó un poco y me dio un gran abrazo y me hizo una pregunta más: ‘Santa, ¿puedes ayudarme?’ -Envolví mis brazos alrededor de él y antes de que pudiera decir algo, murió”.

“Todo el mundo fuera de la sala se dio cuenta de lo que pasó. Su madre entró corriendo. Estaba gritando: “¡No, no, todavía no!” Le devolví a su hijo y me fui tan rápido como pude.”

Schmitt-Matzen no paró de llorar de regreso a casa, ante la desesperación el hombre de 60 años pensó durante días en colgar su traje de Santa pero con los el tiempo reunió fuerzas para trabajar un espectáculo más.

“Cuando vi a todos esos niños riéndose, me trajo de vuelta del encierro. Me hizo darme cuenta del papel que tengo que desempeñar. -Para ellos y para mí”finalizó.

Aquí la entrevista en inglés.


Lee más: